Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Actitudes falocráticas

El varón tiende a centrar una buena parte de su atención en el placer de sus genitales. La mayoría de los hombres generalmente son coitocéntricos, es decir, suelen creer que para sentirse en verdad satisfechos sexualmente han de realizar el coito. Aún a estas alturas de la historia, vivimos en una cultura falocrática.

A menudo son los hombres quienes conceden especial importancia al tamaño del miembro ―tanto heterosexuales como homosexuales―. Como si el tamaño fuese determinante a la hora de dar y recibir placer en las relaciones sexuales. Las mujeres parecen más despreocupadas por ello. El hombre tiende a compararse en este sentido.

Aunque se ha hablado mucho de la relación proporcional que puede haber entre distintas partes del cuerpo ―como los pies…― y el tamaño del pene, la verdad es que la evidencia no es concluyente. También se asocia el tamaño del miembro con las razas. Según recientes encuestas, el caucásico es el que está primero en la lista en cuanto a su tamaño. Mientras que los anglosajones se llevan la guinda en Europa. De hecho, fue en el Reino Unido donde se empezaron a fabricar preservativos de mayor tamaño para acomodarse a las necesidades de los británicos. Los hombres de raza africana suelen tener los penes más grandes en estado flácido. Y, como muchas personas saben, un pene de tamaño medio en España va de los 13 a los 15 centímetros. Un pene grande es considerado aquel por encima de dichas medidas, y uno muy grande está por encima de los 19 centímetros.

Otra cosa es que el varón tengo un micropene, lo cual sí puede ser un óbice para el coito. Lo curioso es que siempre que se habla del tamaño del pene se menciona el largo más que el grosor. Cuando en realidad, el grosor puede tener más importancia a la hora de la penetración ―tanto vaginal como anal―. Mientras que el largo del pene no tiene por qué introducirse por completo, cuando hay un gran grosor puede resultar muy difícil la penetración. Pueden producirse desgarros o lesiones. El largo no conlleva esos problemas. Conocimos el caso de un paciente con un miembro cuyas dimensiones requerían preservativos de tamaño especial, difícil de conseguir en cualquier farmacia o sexshop. El caso es que eso le llevó en diversas ocasiones a tener coito sin protección.

Sabemos que “el falo” ha estado provisto de cualidades, reales, imaginarias y muchas veces desproporcionadas. Es símbolo de fertilidad, potencia, virilidad, fuerza… Las repercusiones de esto han sido el machismo, por un lado, y, por el otro, la presión por demostrar a cualquier costo dicha virilidad. Tales presiones son tan fuertes en algunos hombres que sufren una gran angustia, al grado de llegar a tener dificultades eréctiles, e incluso eyaculación precoz, por nerviosismo en muchos casos. El problema es que muchas veces se apresuran a pensar que tienen un serio problema y entran en un círculo vicioso.

Como dato curioso, entre los penes más grandes documentados están en particular los del actor porno John Holmes de 35 centímetros, y el de Long Dong Silver, quien contaba con un miembro de 45 centímetros en estado flácido. Asimismo, dos de cada mil hombres se pueden realizar una felación  a sí mismos.

¿Consideras que el tamaño del pene es determinante para el placer en las relaciones sexuales? Como hombre, ¿te sientes a gusto con el tamaño de tu miembro? Como mujer, ¿qué importancia concedes al tamaño del pene?