Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Chupetones

¿Quién no ha tenido un chupetón en su vida? Quizás sean más comunes entre adolescentes debido a que entonces se empieza a descubrir la fuerza de nuestra pasión. Es la fase en la que empezamos a medir la intensidad de nuestros impulsos y la necesidad de ciertos límites. En esa época de la vida los chupetones pueden parecernos incluso divertidos.

Un chupetón o “chupetazo” es un hematoma ―o hiperpigmentación― causado por la acción de la boca succionando una porción de la piel. El cuello es una zona vulnerable, ya que ahí los chupetones dejan su marca fácilmente. Suelen tardar varios días en desaparecer.

En primer lugar, hay que decir que no a todas las personas les gusta recibir chupetones. Debe plantearse y realizarse como una práctica consentida. De hecho, en ocasiones los chupetones pueden ser causa de conflictos y discusiones. Especialmente cuando son evidencia de una infidelidad. Hay personas que no se pueden detener y utilizan chupetones para dejar firmada su conquista. Existen personas que usan los chupetones en un intento por marcar algo de su propiedad. Es la etiqueta o el sello personal que dejan en su “amante”. Lógicamente, una relación secreta puede volverse evidente de esta manera. Puede ser el deseo ―consciente o inconsciente― de mostrar a los demás que la persona ya no está disponible. Este tipo de “vampiros o vampiresas” pueden ser personas muy inseguros, por lo tanto, posesivos y celosos.

Para aquellas personas que disfrutan con los chupetones se les recomienda mostrarse más receptivos. Es una buena idea parar cuando te lo pide tu pareja. Por lo demás, es posible disfrutarlos y vivirlos como un juego de besos y caricias.

No hace falta centrarlos en el cuello. Hay zonas donde resultan sumamente placenteros. Por ejemplo, en los pechos y pezones, la entrepierna, los lóbulos de las orejas… Si deseas aventurarte en esta práctica, para producir variadas sensaciones podrías, si te apetece, experimentar con distintas presiones. La variación en presión y el cambio de posturas de la boca y la lengua, pueden resultar divertidos.

Si tras el momento de la pasión, deseas guardar las marcas de los chupetones en la intimidad, dependiendo del lugar se pueden ocultar con distintos tipos de accesorios o estilo de prendas… Es mucho más fácil en invierno que en verano, obviamente.

Pueden reducirse aplicando compresas de hielo inmediatamente después de recibirlos. A veces con un poco de pasta de dientes pueden desaparecer más rápidamente.

¿Te gustan los chupetones? ¿Cuentas con alguna anécdota relacionada con los “chupetones”? 

  • Bety p s

    A mi m lo acaban d Aser antier c los recomiendo es muy ricooooo y excitante