Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Conexión Sexual

 

Uno de los aspectos fundamentales en la actividad sexual en compañía es conseguir una suficiente conexión entre las personas participantes. De hecho, de esta conexión muchas veces dependerá que la actividad sexual vaya más lejos o no. Algunas personas son capaces de tomar la iniciativa para pedir sexo, y también es cierto que existe un gran número de casos en los que el sexo va desapareciendo en la pareja debido a la falta de iniciativas. Hay a quienes, hombres o mujeres, les gustaría tener sexo, pero simplemente no se atreven a pedírselo a su pareja cuando lo desean.

Asimismo, el desencuentro sexual puede ser el resultado de una pobre capacidad de comunicación con la pareja: ninguna de las dos personas es capaz de expresar explícitamente lo que le gusta o no en el ámbito sexual. Debido a ello, en demasiadas ocasiones el tipo de sexo realizado no es satisfactorio.

Es crucial aprender a conectar con nuestra pareja, de modo tal que pueda haber un equilibrio entre lo que quiere cada persona. Sabemos que la comunicación va más allá de la expresión verbal. Es posible comunicarnos con otros sin la necesidad de emplear palabras. De hecho, los expertos comentan que cerca del setenta por ciento de la comunicación efectuada entre las personas es “no verbal”. Por lo tanto, resulta muy útil poner atención a las formas de comunicación “no verbal” que utilizamos y que nos ayudan a conectar ‒o a desconectar‒ con otras personas, especialmente con nuestra pareja en el sexo.

Por otro lado, es crucial mantener la receptividad. En el sexo muchas veces sobran las palabras. Siempre y cuando esté presente una actitud receptiva en la que cada miembro de la pareja llegue a saber lo que la otra persona desea o necesita en ese momento, la satisfacción será más probable. Es así que, con la actividad sexual, se inicia una especie de baile en el que ambas personas han de ser capaces de ir al mismo compás.

Como decíamos anteriormente, es necesario intentar conectar con la otra persona desde la fase del cortejo. A veces esta fase se obvia o no se le presta la suficiente atención. Entonces se llega al sexo sin haber tenido la oportunidad de conectar con la otra persona. No se tiene en cuenta que esa comunicación previa es vital. Contribuye a establecer el vínculo de intimidad necesario para que se produzca una conexión profunda entre la pareja. Los enamorados suelen disfrutar y mimar la fase de cortejo, la cual contribuye sustancialmente a que sus experiencias sexuales sean más intensas.

Sin embargo, en muchos encuentros sexuales de “aquí te pillo, aquí te mato”, la falta de conexión va produciendo carencias durante todo el proceso y puede dejar un mal sabor de boca. Hasta el extremo de que, cuando termina el sexo, dan ganas de saltar de la cama y salir corriendo con la sensación de que ahí ya no pintamos nada.

¿Sueles ser consciente de la conexión sexual que estableces? ¿Has tenido alguna vez ganas de salir corriendo? ¿Te has sentido tan conectado con alguien que te parecía vivir un momento mágico?

Texto: Xud Zubieta