Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

El cuidado del vello púbico

La depilación se ha convertido en una práctica bastante común, no sólo entre las mujeres, sino que también existen muchos varones que se han aficionado a ella. Tanto es así, que es posible encontrar hombres y mujeres completamente lampiños, merced a tratamientos láser de eliminación de vello.

Sin embargo, la depilación y el cuidado del vello púbico no es una novedad. En un relato de “Las mil y una noches”, el sultán premia al inventor de una pócima depilatoria.

Entre las mujeres árabes era habitual la reunión en el hammam, donde, además del consabido baño, aprovechaban para depilarse.

Es importante subrayar que en otras épocas, ese cuidado era muy importante, teniendo en cuenta que no había agua corriente. Esto hacía frecuente el contagio de parásitos, como pueden ser las ladillas ―que son una especie de piojo que produce muchísimo picor, y cuyo hábitat es el vello púbico―. Las ladillas se contagian por contacto, ya sea de sábanas y toallas, o al dormir y tener sexo con alguien que las porta.

Si la zona es lampiña o está depilada es mucho más fácil mantener una buena higiene y evitar que las ladillas se refugien en el vello púbico. Actualmente, con las posibilidades de higiene que tenemos, la depilación no tiene por qué ser necesaria. Lo que sí importa es conocer todas las opciones con las que contamos y tener la oportunidad de elegir.

Las posibilidades son múltiples y van desde el rasurado integral, hasta el arreglar “los bigotes” ―ese vello que sobresale a modo de melena―, pasando por un recortado discreto o una depilación brasileña ―donde sólo se deja la línea central del vello―.

Así, es posible encontrar grandes amantes de la depilación, pero curiosamente ha empezado a surgir un movimiento que defiende el vello en el cuerpo de la mujer. Como siempre decimos, “para gustos, colores”.

¿Y a ti, cómo te gusta?