Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

El poder del culo

Algunas encuestas muestran que una de las partes que más miran las personas al caminar por la calle es el trasero. Es una zona que suele despertar la atracción, curiosidad y hasta la pasión de terceras personas. Como zona erógena, los glúteos proporcionan un amplio campo para explorar y estimular. 

En la intimidad a algunas mujeres puede resultarles estimulante que les acaricien el trasero y que jueguen un poco alrededor del mismo. Les gusta que se lo toquen, que les den palmaditas, apretones, pellizquitos suaves…

La proyección que podemos dar al culo como zona erógena suele estar supeditada, en cierta medida, a la experiencia y la confianza que sintamos en nuestras relaciones sexuales.

En cuanto al hombre, se puede decir que esta zona a menudo parece prohibida y representa un tabú en algunos círculos. No obstante, son cada vez más los hombres que se suman a la lista de personas que disfrutan con la profunda estimulación que se origina en esta parte de su cuerpo.

Tanto para el hombre como para la mujer, es posible experimentar bastante placer al recibir estimulación en la zona perianal y más allá. Aunque para algunos hombres esto puede despertar sentimientos de culpa y de homofobia, en realidad se trata de una parte más del cuerpo. No sólo es una parte más, sino que es una zona especialmente erógena.

Debemos recordar que nuestras relaciones íntimas, son eso mismo: íntimas. Tampoco hace falta contarle a nadie nuestros experimentos o experiencias sexuales. Basta con disfrutar de la experiencia y dejarse llevar hasta donde el placer permita.

El culo, tanto masculino como femenino, sigue siendo motivo de culto en nuestra civilizada sociedad. El enigmático poder del culo que arrastra un atractivo trasero puede obedecer a fuerzas que van más allá de lo visual, según algunos estudiosos del tema. Afirman que puede tocar aspectos puramente instintivos. En su obra, “Mitos y realidades”, Anabel Ochoa escribía: “Sería lógico preguntar por qué miramos con lascivia el trasero de la gente que nos atrae… Digamos que este atractivo es un recuerdo ancestral del que aún no podemos escapar. Somos descendientes ―relativamente recientes en la escala evolutiva― de un animal que caminaba a cuatro patas”.

Según ella, desde una perspectiva erótica, la pareja no era abordada frontalmente, sino “desde atrás, y prometiendo con las glúteas formas, el placer sexual”.

Puede haber culos de tantas formas y tamaños, como hay personas en el planeta. Suele valorarse un culo firme y bien definido, especialmente, pero ―como ya se sabe― sobre gustos no hay nada escrito. Lo que sí es cierto es que muchas personas sitúan un culo atractivo en su lista de preferencias.

Ya sea por cuestiones ancestrales o no, el poder visual del culo es utilizado ampliamente en la industria del cine y la televisión. Es como si a través de un atractivo culo pudiera transmitirse un sinfín de mensajes subliminales, apelando, quizás, a lo instintivo.

En una ocasión le preguntaron a Jean Claude Van Damme por qué mostraba sus nalgas desnudas en todas sus películas. Su respuesta fue simple y llana: “Porque las tengo muy bonitas”.

¿Es el culo una zona que te atrae? ¿Qué es un culo atractivo para ti? ¿Estás a gusto con el tuyo?