Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Erotismo y pornografía

La pornografía y el erotismo, se dice, son diferentes por las características simbólicas que hallamos en su representación, ya sea iconográfica, escrita o hablada. No obstante, es muy difícil trazar una línea precisa que nos permita diferenciarlos. Se dice que el erotismo conduce al amor sensual, mientras que la pornografía sólo conduce a la provocación y al escándalo, a lo obsceno. Está claro que dicha idea es ampliamente debatible.

Concebir de este modo la división entre erotismo y pornografía es demasiado burdo, porque el carácter pornográfico de las imágenes o de los objetos dependería de ellos mismos, sin importar elementos fundamentales como el contexto, la cultura o el observador. Del mismo modo que no podemos entender el significado de una palabra fuera de su contexto, tampoco podemos comprender el contenido de una imagen sin todos los elementos que le rodean. La desnudez sin contenido erótico puede ser considerada como símbolo de inferioridad o animalidad.

Calificar algo de pornográfico es una forma de denigrarlo, porque la pornografía se ha construido como algo despreciable, a diferencia de lo erótico, que goza de otros privilegios. En el cine pornográfico hay sexo, pero también lo hay en el cine no pornográfico. Ahí no sólo hay sexo, ya que los personajes conversan, comen, viajan y hacen otras cosas diversas. Debemos agregar que, en todo caso, en la pornografía hay erotismo como en el erotismo hay pornografía.

Tomemos el caso de la seducción. La seducción es un juego erótico plagado de símbolos. No basta con entender las reglas para poder jugarlo. Hay que aprender a mirar, a sonreír, a ocultar y mostrar a la vez, pero sin ser demasiado evidentes para que el juego no termine abruptamente. Una especie de pasión une a los jugadores con la regla que los une, y sin la que no habría juego posible.

La producción de símbolos sexuales en el juego de la seducción sirve a los fines de su propio desenlace. La coquetería, ese fiel sirviente de la seducción, se esfuma en el momento en que la seducción se ha consumado en el acto sexual. No se puede ser coqueto en el momento del sexo. Se puede ser pornográfico, pero no coqueto. Para ir del erotismo a la pornografía se requiere seducción.

El pasaje del enamoramiento al amor se da a través de una serie de pruebas. El sexo, es una de tantas pruebas que afianza la relación afectiva entre las personas.

¿Para ti cuál es la diferencia entre erotismo y pornografía? ¿Sabrías decir por qué algunas películas son consideradas “eróticas”, pero no “pornográficas”? ¿Qué hace que una obra sea inequívocamente pornográfica, o erótica?