Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Hombres, sexo y dolor de cabeza

En esta ocasión no vamos a referirnos a la tópica historia del dolor de cabeza femenino para evitar horas extras en el lecho conyugal. Aunque muchos se puedan sorprender, la inminencia de una relación sexual o el mismo hecho de tener un orgasmo pueden, literalmente, suponer un fuerte dolor de cabeza. Y esto no es privativo de ellas, de nuevo para sorpresa de muchos, esto es más frecuente entre hombres —de 20 a 50 años— que entre mujeres. La observación clínica nos pone de manifiesto que si bien el tópico es el de una excusa femenina, la realidad es la de una experiencia frustrante experimentada por más hombres que mujeres. 

El dolor de cabeza asociado al sexo no es un problema frecuente, de hecho no es bien conocido el mecanismo neurofisiológico subyacente que provoca que alguien experimente tan peculiar respuesta ante una excitación sexual creciente o inmediata al orgasmo.

Únicamente se reconocen como causas orgánicas conocidas algunos problemas vasculares intracraneales: la hemorragia subaracnoidea, el aneurisma disecante o el angioma. Por fortuna, también estos casos son aún los menos frecuentes entre los dolores de cabeza asociados al sexo. Clínicamente se reconocen por la brusquedad, persistencia e intensidad del dolor, así como por la presencia de otros síntomas neurológicos, tales como la rigidez de nuca. Obviamente, la entrevista clínica inicial aclara la mayor parte de los casos, y sólo en contadas ocasiones se requiere evaluar mediante una resonancia magnética nuclear (angioresonancia).

En nuestra experiencia clínica, no suele ser casual la presencia de semejante síntoma. De hecho el prototipo es el de un varón que podríamos considerar muy rígido y muy preocupado por su desempeño sexual. No tiene por qué ser necesariamente un hombre agobiado o inseguro —que también puede ser frecuente—, pero sí está bastante obsesionado por lograr metas en su actividad sexual: que la pareja disfrute, que lo valore como el mejor amante, que el sexo sea tan bueno que ella prácticamente quede vacunada frente al riesgo de la infidelidad… Vamos, que no es extraño que le duela la cabeza. No se dan cuenta. Con tal disposición, es posible decir que lo que menos tienen presente es el sexo. Su cabeza no para de trabajar y de estar pendiente de todo, y digamos que, en algún momento, ésta se rebela y se queja.

Lo más habitual es que estos dolores sean episódicos y que, con la terapia sexual adecuada —psicoterapia de orientación sexual—, remitan en poco tiempo. Fundamentalmente, en los casos en los que el dolor es bastante prolongado (incluso hasta 24 horas o más, tras el orgasmo) es frecuente integrar en el tratamiento una medicación antiinflamatoria o betabloqueante para, desde bien pronto, revertir este desagradable síntoma.

¿Alguna vez has experimentado dolor de cabeza asociado a tu experiencia sexual? ¿Tu pareja te ha manifestado padecer este tipo de molestias? ¿Alguna vez has tenido la impresión de que el sexo es casi más un esfuerzo que un placer, dudando sobre si te compensa?