Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Indefensión Aprendida

En consulta, a veces, utilizo el cuento de “El elefante encadenado” para ayudar a la otra persona a tomar conciencia del problema de la “indefensión aprendida. Curiosamente, el otro día en una sesión con una pareja de pacientes, uno de ellos mencionó que había visto un vídeo que ejemplificaba el tema en menos de cinco minutos.

A lo largo de las últimas décadas se han realizado estudios y experimentos ‒tanto con animales como con personas‒ para explicar el tema de la indefensión aprendida.  Ésta se refiere a la capacidad que tiene un ser humano o un animal de aprender a responder a una situación aversiva actuando pasivamente. Es decir, a la capacidad de en un momento dado, a pesar de estar sufriendo, “decidir no hacer nada al respecto”, “aceptar lo que esté ocurriendo”, aunque lo que le esté pasando sea desagradable y les produzca sufrimiento.

Los estudiosos del tema nos explican que las personas podemos aprender a comportarnos pasivamente por tener la sensación ‒subjetiva‒ de impotencia. Sienten que no sirve de nada luchar o resistirse, a pesar de que existen oportunidades reales de cambiar la situación aversiva. Lo cual le permitiría evitar el sufrimiento o la obtención de recompensas positivas.

En algunos experimentos que se han realizado con perros, concretamente, se realizan varias fases. En las primeras se impone un estímulo aversivo al animal y no se le permite escapatoria. En las fases siguientes los estímulos aversivos se mantienen pero se les permite escapatoria. La realidad es que permanecen en el lugar, soportando el estímulo aversivo.

De esto nos habla el cuento de “El elefante encadenado” y el vídeo de la profesora y un grupo de alumnos de bachillerato sobre la Indefensión Aprendida. Para no hacer un “spoiler”, dejamos el enlace del vídeo. Es bastante bueno y puesto que dura poco más de cuatro minutos, me parece un recurso excelente para explicar este tema.

Aunque hay autores que relacionan inequívocamente la indefensión aprendida con la depresión, los trastornos depresivos o sus derivados, dicha relación no está tan clara. Es verdad que se pueden mezclar y que puede mezclarse con problemas depresivos y también con una autoestima baja.

Es importante recordar que la indefensión aprendida se puede generar por perder cierto control interno o por afrontar factores externos pasivamente. En cualquiera de los casos, la persona acaba asumiendo que la responsabilidad de esa situación es suya y nada puede hacer. Si se trata de factores externos, puede que su lectura subjetiva sea totalmente equivocada. Y piense que no puede hacer nada para cambiar la situación, que no tiene sentido resistirse, que el mal es inevitable…

A las personas que responden ineficazmente o de forma menos acertada ‒por pasividad‒ para determinar las consecuencias de su comportamiento se dice que han adquirido “indefensión aprendida”.

También existen otros estudios universitarios en los que se afirma que cuando a una persona se le castiga indiscriminadamente ‒haga lo que haga‒ de manera continua, ésta desarrolla “indefensión aprendida”. Deja de responder, de intentar protegerse, se abandona al castigo. Esto puede ser un resultado de estilos de crianza especialmente autoritarios.

Texto: Xud Zubieta