Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

¿Madres de alquiler o incubadoras humanas?

Uno de los grandes debates de nuestros tiempos en torno a la paternidad tiene que ver con las popularmente denominadas “madres de alquiler”. Ciertamente se trata de un debate que, ante todo, nos obliga a redefinir no sólo una serie de términos, sino toda una vida de actitudes y prejuicios. Casi siempre que surge este debate tiende a centrarse más en los aspectos morales. Es decir, se cuestiona la legitimidad del procedimiento por cuestiones éticas.

Las técnicas de reproducción asistida desde sus comienzos han suscitado fuertes reacciones y han estado sujetas a las críticas más virulentas por parte especialmente de algunos sectores religiosos. Ello, con independencia de lo que impliquen o conlleven. Paradójicamente, la mera idea de que la reproducción se lleve a cabo de una forma que no sea sexual choca con los aspectos de la mayoría de personas.

No obstante, la ciencia ha avanzado y existen diversas técnicas de reproducción asistida, que ofrecen variadas posibilidades. En este sentido, por un lado, tenemos “traditional surrogacy”, que es el método original en el que se utilizan óvulos de la “madre de alquiler”. En la actualidad la tendencia es recurrir a la “gestational surrogacy”, en la que la “madre de alquiler” sólo participa como portadora y no cuenta con ningún tipo de vínculo genético con el niño. Aquí se pretende que el bebé tenga una relación genética con la persona o la pareja que lo ha solicitado.

Dicha situación es la que suele suscitar los debates. Lo primero que muchas personas se preguntan es “¿cómo una mujer puede llevar un bebé en su vientre durante meses para más tarde cederlo a otros?”. Aquí tenemos que aclarar que se trata de una práctica ilegal casi en todo el mundo, con algunas excepciones notables: Estados Unidos (en ciertos estados, sólo), la India (desde 2002), Israel, Bélgica, Ucrania, Georgia.

Los “embarazos surrogados” se viene efectuando desde los años 80, y fue sólo a comienzos del siglo XXI cuando se empezaron a realizar los primeros estudios de investigación para evaluar si el ser separados de la “madre de alquiler” tiene un efecto negativo en el bebé ―o en los bebés en general―. Tales estudios han sido llevados a cabo por parte de científicos británicos del Centro de Investigación Infantil y Familiar de Londres. Asimismo, otro grupo de investigadores británicos han estudiado el efecto que este procedimiento puede tener en la “madre de alquiler”. Los resultados obtenidos por todos los científicos sobre este tema son positivos y contribuyeron a que el Reino Unido diera luz verde a la legalidad del procedimiento, por lo menos en los casos en los que la “madre de alquiler” no recibe una remuneración económica.

Los estudios han mostrado que muchos de los temores sobre la posibilidad de emplear a una “madre de alquiler” resultan infundados. Entre las conclusiones destacan: las personas que llegan a la paternidad por métodos de reproducción asistida tienden a interesarse mucho más por el desarrollo y el bienestar de sus hijos. Tanto la madre como el padre tienden a desarrollar una mayor competencia parental que en el caso de los padres tradicionales. Los bebés no muestran diferencias en su temperamento o conducta, comparados con bebés gestados por medios naturales. Tampoco parece haber secuelas para las “madres de alquiler” por el hecho de ceder a los bebés que llevaron en su vientre durante meses.

Es conveniente diferencias entre “commercial surrogacy” y “altruistic surrogacy”. En la primera, la “madre de alquiler” recibe dinero o una compensación económica por ser portadora del bebé durante el embarazo. En la segunda, la mujer no persigue ningún beneficio material. Estrictamente hablando, su deseo es ayudar a la persona o pareja que solicita el procedimiento a convertirse en padres. Esta diferencia ha resultado fundamental en el Reino Unido. Y ahí sólo se considera legal en el caso en el que la “madre de alquiler” actúe por razones altruistas.

En cuanto al sistema del “surrogado comercial”, como el empleado hace unos años por Ricky Martin, Miguel Bosé o la Baronesa Thyssen, existen agencias en California, así como en otros estados de EEUU. Dichas agencias cuentan con la infraestructura necesaria para hacer el procedimiento técnicamente posible. Como nos informaba una de estas agencias, la Growing Generations, hay que disponer de un mínimo de 150 mil dólares para solicitar sus servicios. Ellos sin contar con todos los gastos de viajes y los de algunos imprevistos que puedan surgir. Y sin mencionar el hecho de que puede que en tu país de origen el bebé o los bebés de la “madre de alquiler” no sean legalmente reconocidos como tuyos.

¿Qué es un padre o una madre? ¿Qué entiendes por “madre de alquiler”? ¿Qué entiendes por “incubadora humana”? ¿Contemplarías esta opción para convertirte en padre o madre? ¿Cuál es tu opinión o experiencia al respecto? ¿Crees que marca alguna diferencia el que haya un beneficio económico para la “madre de alquiler”? ¿Cómo mujer estarías dispuesta a ser portadora de un bebé para otras personas y por razones totalmente altruistas?