Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Mapas Erógenos

Si decimos que la piel tiene un lenguaje, descubrir las zonas erógenas y poder dibujar el mapa sensual de tu acompañante, y viceversa es una tarea que conlleva tiempo y esfuerzo. Sin embargo es una aconsejable inversión por los beneficios que puede producir. Traerá consigo recompensas agradables en el plano erótico. Las zonas erógenas son muy importantes, tanto en hombres como en mujeres. Más importante es, no obstante, saber estimularlas, saber entrar en contacto.  

Para encontrar los puntos de forma más o menos exacta, recibir ayuda viene bastante bien. Asimismo es fundamental mostrarse receptivo de la experiencia sensual y saber guiar a la otra persona hasta identificarlas todas, o por lo menos la mayoría de nuestras zonas erógenas.

Las zonas erógenas y, por lo tanto, los mapas erógenos no son iguales para todas las personas. En algunos casos pueden ser parecidas, pero no idénticas porque, independientemente de las terminaciones nerviosas compartidas por muchas personas, hay que tener en cuenta la historia individual.

En alguna otra ocasión ya hemos dicho que la piel mantiene una especie de registro de los muchos contactos y caricias que hemos recibido ―tanto agradables como desagradables―. Por la misma razón, cuando estimulamos determinados puntos podemos provocar que la otra persona se vuelva sentir amada o que considere como un intruso.

En cualquier caso, es posible afirmar que el plano de nuestras zonas erógenas es “work in progress” y se encuentra inconcluso. Cada momento sexual va ampliándolo. Es por ello que requiere atención y receptividad.

Se recomienda como tarea para una pareja, el tomarse un rato, digamos unos treinta o cuarenta minutos, y la mitad del tiempo un miembro de la pareja se deja guiar para explorar las zonas erógenas de quien le guía. Y en la segunda mitad cambiar los roles. Durante el ejercicio es mejor dejarse llevar mientras se es guiado… El que guía ha de ser muy receptivo con sus propias sensaciones, al tiempo que es capaz de marcar el camino, el ritmo, la intensidad…

Esto puede ayudarnos a seguir descubriendo y atrapando sensaciones, de seguir dibujando nuestro mapa erógeno y el de nuestra pareja.

¿Conoces tu mapa erógeno? ¿Sueles buscar las zonas erógenas? ¿Cómo te gusta que estimulen tus zonas erógenas? ¿Cómo te gusta estimularlas?

Texto: Xud Zubieta