Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

“Matrimonios a ciegas”

A propósito del programa de tele-realidad estrenado esta semana por una cadena española, me gustaría tocar el tema de los matrimonios a ciegas. Para quienes desconocen el programa, resumiendo, trata de un grupo de personas que, voluntariamente, pasaron por una serie de pruebas de compatibilidad. De los resultados de dichas pruebas, se crean parejas con alta compatibilidad. La condición para conocer a su “media naranja de alta compatibilidad” es que acepten casarse y que no vean a su pareja hasta el altar. Se conocerán en la boda y  la boda está planeada para 48 horas después en Cancún. Se supone que la segunda parte del “reality show”, es que se comprometen a convivir como pareja durante un mes…

Más allá del debate de la idoneidad de los programas de tele-realidad o de la calidad de éste en concreto, me llamaron la atención algunas cuestiones y me han provocado diversas reflexiones. En primer lugar, y aunque apenas he visto un solo episodio, no me sorprende tanto que haya personas que estén dispuestas a casarse a ciegas, sino que se lo tomen muy en serio. Hay quienes se lo toman tan en serio que ven con este programa la oportunidad de cumplir su sueño. El sueño, curiosamente, es “casarse”.

La reflexión en este sentido es que para algunas personas lo importante es casarse. Como si ello implicara haber superado una prueba de validación: “si me emparejo y alguien acepta casarse conmigo, entonces valgo”. De lo contrario, mi valía queda en entredicho…

En consulta, cuando una pareja viene a terapia, una de las preguntas que me gusta hacerles al principio es cómo se conocieron. He atendido a muchísimas parejas y, por lo tanto, he oído una enorme variedad de historias y formas en las que distintas parejas se han conocido. Para ser completamente sincero, alguna de éstas ha sido probablemente casi tan radical como lo que nos presenta el susodicho programa de tele-realidad. Otra cosa es airearlo a los cuatro vientos y son menos las personas que se atreverían a ello.

Lo que tengo claro es que la forma en que una pareja se conoce es importante pero no es de ningún modo definitorio. O por lo menos no tienen por qué serlo.

Podemos preguntar qué es necesario para que una pareja tenga éxito. La fórmula es simple y complicada al mismo tiempo. Me parece imprescindible el equilibrio, y éste puede conseguirse de diferentes maneras. A veces, de la forma menos obvia o más inesperada. En ocasiones este equilibrio es facilitado por el hecho de que ambas personas coinciden en un momento similar en sus vidas. Similar en un aspecto vital.

En el caso del programa de tele-realidad, esto es obvio. Se encuentran en un momento en el que casarse es una prioridad. Esto ayuda, pero también añade una serie de presiones. A veces la coincidencia del momento sólo se refiere a que ambas personas están buscando enamorarse, establecer una relación seria y comprometerse… Hay quienes con esto tienen suficiente y pueden llevar una vida bastante normal, quizá, y sin pena ni gloria.

Para otras personas esto no es suficiente y buscan algo mucho más concreto o definido. No obstante, hay un grupo de estudiosos del tema que consideran que existen cuatro pilares, que son la base del éxito en las relaciones de pareja. Los términos que se utilizan para estos cuatro pilares son los siguientes: pasión romántica, pasión erótica, intimidad y compromiso.

Si definimos estos términos, podríamos decir que la pasión romántica es a lo que muchas personas llamarían “amor” coloquialmente. A la pasión erótica la llamarían “sexo”. Ahí tenemos “el amor y el sexo” de toda la vida.

En cuanto a la intimidad, se refiere ésta a un conjunto de sensaciones: cercanía, comodidad, confianza, incluso cierto gozo por tratarse de una sensación de tranquilidad. El concepto de compromiso es distinto para cada persona. En la vida real podemos encontrar estilos más abiertos o cerrados de la relación, en cuanto a los contratos de fidelidad sexual y emocional en una pareja.

En el contexto de los cuatro pilares de la pareja, el compromiso es fundamental. Es decir, podrían desaparecer los otros tres y la pareja podría mantenerse. A diferencia de los otros tres, que en distintos momentos podrían estar ausentes o casi inexistentes en la vida conyugal, el compromiso es necesario para su supervivencia.

Sin compromiso no puede haber un proyecto de pareja. Digamos que es el mínimo necesario, y aunque hablamos de un mínimo, puede requerir un máximo esfuerzo. Y siempre ha de considerarse si éste compensa a las personas implicadas.

Si el compromiso se mantiene a lo largo de los años, los otros tres pilares suelen tener suertes distintas. Lo primero que pierde intensidad es la pasión erótica, el sexo. Por ello, es aconsejable equilibrar esta tendencia con calidad. Aunque la frecuencia de la actividad sexual se vaya reduciendo, esto puede irse compensando con calidad.

La pasión romántica suele durar más que la erótica. Aun así, su suerte no es muy distinta. La intimidad, por el contrario, en la mayoría de las parejas aumenta durante años y llega un punto en el que se mantiene por lo alto. El compromiso es el que suele llevarse el primer premio, por lógica.

Si todo esto es de ayuda en nuestra relación de pareja en concreto todavía está por verse. Y si volvemos a la tele-realidad, ya veremos la capacidad de compromiso que muestran las parejas que participan en este experimento.

Xud Zubieta

La ilustración es de Miguel Ángel Martín: http://www.vidasdepapel.com/es/autor/miguel-angel-martin/