Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Normalidad Sexual

Una de las cuestiones que a menudo nos piden a los sexólogos que aclaremos es si una determinada conducta sexual es normal o no. Al parecer, para muchas personas es importantísimo constatar que encajan dentro de la normalidad. Eso les brinda mucha paz mental y tranquilidad, independientemente del significado que se dé al término. Por ejemplo, una de las preguntas que más nos presentan es la de la normalidad con respecto a la frecuencia en las actividades sexuales…

Mucha gente quiere sabe cuál es la frecuencia normal con la que una persona debe mantener relaciones sexuales. Entonces, si como sexólogo respondiera “todos los días”, y esa persona las tuviera un par de veces a la semana, ¿se preocuparía a pesar de sentirse satisfecha? Y es que la primera pregunta ya lleva trampa: Implica que lo importante es la frecuencia. Además muestra una tendencia a mirar hacia afuera, mientras que lo importante es la experiencia de cada cual.

Igualmente, nos piden que aclaremos si determinadas prácticas sexuales caen dentro de “lo normal”. Nos preguntan con respecto a dimensiones y tamaños, número de orgasmos, tiempo de duración y rendimiento. Las preguntas suelen ser planteadas buscando una respuesta que muestre la normalidad en cifras, un baremo oficial con el cual compararse.

En primer lugar tenemos que decir que la normalidad es un término sumamente relativo. Puede ser contemplado desde dos perspectivas muy distintas. Por un lado tenemos la normalidad estadística, que se refiere a la marcada por la mayoría. Por otra parte está la normalidad clínica, que tiene que ver con la salud y que está relacionada con el diagnóstico y las patologías. Como paradoja encontramos que la salud no siempre es lo que se toma como punto de referencia.

Curiosamente, muy a menudo, cuando alguien habla de ‘normalidad’, no aclara muy bien a qué tipo se refiere, como si hubiera una normalidad que cubriera todos los aspectos y todas las perspectivas, en un sentido absoluto. Lo que nosotros decimos es que no hay un modelo de sexualidad único. Cada persona o cada pareja tiene que encontrar lo que realmente le gusta y satisface, así como lo que le sienta mejor y prefiere. La base se encuentra en el respeto mutuo. El placer como experiencia personal no se mide ni se evalúa, simplemente se disfruta.

¿Crees que la normalidad puede ser medida? ¿Qué es “normal” para ti en el sexo? ¿Qué criterios piensas que han de considerarse para decidir si algo es normal o no en las actividades sexuales?

¿Qué criterios han de primar en nuestra vida sexual?

¿Crees que la normalidad proporciona más placer? 

Texto Xud Zubieta