Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Paciente designado

Entre las muchas paradojas que encontramos en la terapia psicológica, hay una que llama especialmente la atención y es la del paciente designado. ¿A qué nos referimos con “paciente designado”?

Hay quien dice que diagnosticar a un solo individuo puede resultar en una clasificación incorrecta de la familia entera. En este caso, el paciente designado es considerado el portador de una conflictiva y es presionado para resolverla individualmente. Esta designación además lleva a eximir al resto de los miembros del grupo o la familia de su responsabilidad en la dinámica problemática y en la designación errónea.

Para explicarlo, es importante dejar claro que la intervención terapéutica puede ser individual, o implicar a más de una persona. Un ejemplo de ello lo encontramos en la terapia de pareja o en la terapia familiar. Asimismo, cuando los pacientes son menores la intervención también se efectúa en otros miembros de la familia, como suelen ser los padres.

La paradoja a la que me he referido antes se produce cuando el paciente que se encuentra en tratamiento es el paciente designado por la familia o el grupo porque probablemente sea. desde una perspectiva psicológica, quien esté mostrando los síntomas del problema. Sin embargo, en una análisis más profundo este paciente no es quien más responsabilidad tiene en la dinámica problemática del grupo o familia.

En la dinámica grupal o familiar, el paciente designado se identifica con los aspectos tabú (reprimidos, negados, rechazados…) de uno o varios miembros de la familia. Es así que sus síntomas son considerados problemáticos pero de ámbito individual, por lo que no tienen por qué gestionarse en el seno de la dinámica familiar.

Todo esto puede generar dinámicas realmente complejas y cargadas de negación de lo que realmente está pasando. Obviamente, estas dinámicas suelen crear círculos viciosos en los que no se llega a ninguna solución auténtica. Dichos círculos viciosos a menudo reflejan serios y variados desequilibrios.

Una de las grandes ventajas de realizar una intervención terapéutica en más de un miembro del grupo o familia es que esto permite una mayor perspectiva del problema. Se trata de una intervención más compleja y especializadas que consiguen resolver dinámicas problemáticas que implican a dos o más personas.