Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Ser padres y amantes

Casarse, vivir juntos, tener hijos… Ésas son las aspiraciones álgidas de algunas personas que están viviendo una historia de amor. La pena es que, muchas veces, al tener hijos olvidan su condición de amantes. El papel de padres pasa a ocupar todas sus energías. Sí, todos sabemos que la crianza de un hijo requiere esfuerzo y que es una gran responsabilidad. El problema es que para muchas parejas el reto insuperable es el adecuado mantenimiento del disfrute del amor y el sexo.

Es verdad que en épocas no lejanas, para un buen número de personas, el sexo estaba intrínsecamente ligado a la reproducción. El papel de la mujer durante siglos estuvo confinado a la maternidad y el cuidado de los hijos. Así, cuando la regla se retiraba, el sexo perdía sentido. De hecho, para muchas de ellas era incluso una liberación.

A bastantes mujeres les ha tocado vivir exclusivamente pendientes del ejercicio de su rol de amas de casa ―sin mayor aspiración que cumplir con sus obligaciones familiares―. De esta forma, cuando los hijos empezaban a independizarse podía aparecer el síndrome del nido vacío, al sentir que su rol dejaba de tener sentido ―y consecuentemente su vida también―.

Ciertamente, el papel de madre es muy importante y significativo, así como el de padre. Al mismo tiempo es fundamental cuidar el papel de amante y compañero cuando, además a los hijos les encanta y les infunde seguridad ver a sus padres enamorados. Las consecuencias de no haber cultivado la relación de pareja pueden ser nefastas. Nosotros hemos podido ver en consulta los efectos de estas crisis de pareja.

A veces se aducen razones económicas ―y no es para menos con la crisis económica que vivimos― a la falta de dedicación a la pareja. Se argumenta que no se tiene dinero para salir a cenar o para pagar a alguien para que cuide a los niños, y mucho menos para todo un fin de semana… No obstante, lo más importante siempre es la actitud. Se pueden buscar estrategias, como dejar a los niños con familiares y amigos, devolviendo el favor en otras ocasiones.

Hemos conocido a parejas que se turnan con otros amigos para quedarse con los niños algún el sábado por la noche hasta el domingo por la mañana, por ejemplo. Esto brinda la oportunidad a la otra pareja de disfrutar de toda la noche del sábado, sin estar pendientes de sus hijos. Los niños, por su parte, suelen disfrutar de este tipo de oportunidades para convivir con en otro ambiente. A la mayoría les fascina poder hacerlo. Siempre y cuando exista la confianza suficiente para dejar a los menores con esas personas en concreto.

Una relación de pareja, y más una con hijos, requiere de cuidado, atención y un mantenimiento en general. Es importante recordar esto. Hemos conocido a demasiadas parejas que llega un día que se encuentran con la casa vacía de hijos, con una pareja con la que no tienen nada que compartir, convirtiendo la jubilación ―ese período de la vida que podría ser una juventud más sabia― en un camino hacia la vejez.

¿Crees que es fácil mantener los papeles de padres y amantes? ¿Cómo compatibilizas el rol de padre o madre y el de amante? ¿Cómo ha cambiado tu vida amorosa con la llegada de un hijo? ¿Qué consejo darías a los nuevos padres?