Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Preparación para el coito

Para muchas personas, el coito es el premio al esfuerzo realizado durante las actividades sexuales. En múltiples ocasiones se da mayor importancia a la penetración que al orgasmo mismo. Por raro que pueda sonar. Tanto hombres como mujeres, heterosexuales y homosexuales, pueden en ocasiones prescindir del orgasmo en las relaciones sexuales sin expresar queja alguna. No obstante, si no hay coito, la persona suele manifestar una gran inconformidad.

Por muy importante que pueda ser la penetración, si no se dedica suficiente tiempo a los juegos sexuales preliminares será muy difícil realizarla. Por un lado, en la penetración vaginal, si no existe suficiente excitación, tampoco se producirá la lubricación necesaria para que el coito sea placentero, o incluso posible.

Recientemente volvía a nuestras manos el siguiente texto que nos escribieron hace tiempo:

“Soy un chico bisexual. He tenido muy pocas relaciones sexuales, especialmente con chicos. Hasta hace poco tiempo me resultaba mucho más sencillo el coito con chicas, más específicamente, la penetración vaginal. Sin embargo, hace poco estuve con un chico con más experiencia y me di cuenta de que el secreto para el sexo anal está sobre todo en la lubricación y en los prolegómenos. Me di cuenta de que la preparación es importantísima para que el sexo anal sea mucho más fácil y por lo tanto mucho más agradable y satisfactorio. Todas las personas con las que he estado me han dicho que estoy muy bien dotado y a veces el coito anal parecía imposible. Ahora he aprendido que no tiene por qué ser así. Hasta entonces, prefería el coito vaginal porque me parecía más sencillo y me costaba bastante trabajo penetrar a mi chico. Los dos éramos bastante inexpertos, pero me he dado cuenta de que algo tan simple como la lubricación, puede marcar toda la diferencia.”

En el coito anal, la preparación puede ser incluso más importante. Los juegos previos a la penetración favorecen que la persona se sienta a gusto y relaje el esfínter. Al relajarse, permite la penetración. En el caso de este tipo de coito, es indispensable emplear mucha lubricación. Para ello es posible usar distintos tipos de lubricantes que están disponibles en farmacias, grandes supermercados, sex-shops, condonerías… Se trata de un lubricante especial con una base acuosa. Otro tipo de lubricantes con bases de aceite, pueden llegar a dañar el preservativo. Además, los lubricantes con base acuosa pueden resultar menos agresivos para el cuerpo, sobre todo combinados con la penetración anal.

En las prácticas sexuales con penetración, no hay que descuidar la protección. Reiteramos que el coito es una actividad sexual de riesgo, lo que significa que debe usarse el preservativo en caso de no conocer el estado serológico de la otra persona.

Una consideración final, no nos empeñemos en hacer algo si la otra persona lo desea o no está preparada en ese momento para ello. Hay muchas formas de dar y recibir placer sexual, y siempre hay que buscar la sintonía, el placer entonces se potencia.

¿Qué importancia concedes a la penetración en las relaciones sexuales? ¿Te consideras una persona coitocéntrica? ¿Has realizado coito vaginal y coito anal? ¿Qué diferencias encuentras entre uno y otro? ¿En tu experiencia, qué tipo de preliminares requiere un tipo de coito y el otro?