Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

¡Que las vacaciones no nos separen!

El transcurso de las vacaciones puede jugar malas pasadas a las parejas. De hecho, el mes de septiembre ha sido considerado como el mes de los divorcios. Y es que las vacaciones —ya se sabe—, o unen o separaran. Las relaciones de pareja no son muy diferentes a las de amistad: con los amigos pasa lo mismo, cuando vas con ellos de vacaciones o se afianzan los lazos o se enfría el trato. “¡Que las vacaciones no nos separen!” es el tema de hoy:

Para algunas parejas, que viven vidas paralelas acomodadas a su individualidad, la crisis sentimental se hace evidente cuando llegan las vacaciones y tienen que estar juntos e interactuar. Sobre todo si impera la comodidad, la falta de consideración y el egoísmo. En invierno, el malestar puede camuflarse y achacarlo a la falta de tiempo, el exceso de trabajo, a las fiestas y reuniones familiares… Sin embargo, cuando se dispone de tiempo y posibilidades para disfrutar, ya no hay excusas que valgan y las vacaciones sacan a flote todas las discrepancias y los desencuentros se vuelven más frecuentes.

No es que las vacaciones sean nocivas. Lo que ocurre es que ponen las cosas en su sitio. Si la pareja ha estado descuidando su relación durante todo el año ―sin prestar atención a las dificultades de la convivencia―, no puede esperar milagros. Con un equipaje de rencores, malestares antiguos, cuentas pendientes y rabia contenida, es improbable que de buenas a primeras, cuando llegan las vacaciones, todo se vuelva de color de rosa. Lamentablemente, todo el malestar acumulado irrumpe de la manera más inoportuna para amargar los tan esperados y deseados momentos felices.

Es importante recordar la importancia de ser prudentes antes de tirarlo todo por la borda. La mayoría de los disgustos no merecen la categoría de problema, son sencillamente contrariedades que hay que aprender a resolver. Hay que ser capaces de ponerse en el lugar del otro y a relativizar. En consulta podemos ver a muchas parejas que entran en una espiral de destrucción por no ser capaces de gestionar sus emociones, por vivir la relación de manera egoísta y, sobre todo, por su poca capacidad para la comprensión y el amor.

Creemos que es muy positivo expresar los sentimientos y superar el rencor: es éste el peor compañero de viaje para la pareja. Mientras que la empatía y el cariño constituyen el equipaje perfecto.

¿En vacaciones, sueles tener más broncas con tu pareja? ¿Qué ingrediente te parece esencial para disfrutar de la vida en pareja? ¿Conoces casos de separaciones después del verano? ¿Sueles gestionar tus problemas adecuadamente? ¿Y tus emociones?

La ilustración es de Miguel Ángel Martín: http://www.vidasdepapel.com/es/autor/miguel-angel-martin/