Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Refuerza positivamente a tu pareja

Por generaciones, la educación en muchas familias dentro de nuestra cultura ha tendido a centrar la atención más en los defectos de cada cual que en sus cualidades. Sobra decir que, en general, los educadores recomiendan lo contrario. En el ámbito de la relación de pareja, la tendencia antes mencionada puede llegar a ser muy relevante. Especialmente a la hora de analizar algunos de los conflictos persistentes.

Cuando tendemos a centrar nuestra atención en cualquier cosa, conseguimos que ésta crezca en nuestra mente. En cierto sentido, le damos vida, la alimentamos y podemos incluso tener la sensación de que es lo único que existe. Si estamos hablando de algo negativo, nuestra experiencia se va tornando más y más desagradable. Si además esta experiencia está relacionada con nuestra pareja y con nuestra vida o relación con ésta, es muy probable que las tensiones existentes crezcan y su efecto esté dañando la relación. Está comprobado que el pensar en los defectos de nuestra pareja provoca en nosotros emociones negativas hacía ella.

Imaginemos que podemos seguir el mismo proceso: de forma positiva y a la inversa. Cuando pensamos en las cosas positivas de él o de ella muy probablemente ‒asumiendo que no hay conflictos graves‒ empezaremos a sentir deseos de contacto físico, de acercamiento… Será más sencillo valorar positivamente nuestra relación con él o con ella.

En terapia de pareja cada caso es único. Ésa es la belleza de mi labor y también el reto a superar. Suelo utilizar las estrategias y las herramientas que considero que ayudarán a esa pareja en concreto a avanzar. Hay quienes lo describen como “un traje a medida”.

De modo que a veces se propone un ejercicio en el que pedimos a cada miembro de la pareja que se centre en los aspectos positivos, agradables, que valora, que le gustan de él o de ella… y que efectúa en el día a día. La idea es ejercitar la capacidad que cada persona tiene para ver lo positivo en el ámbito de la pareja y en la vida en general.

Así es que el objetivo de este ejercicio es, por un lado, darnos cuenta de las conductas agradables o positivas que tiene nuestra pareja.  Por otro lado, se trata de aumentar esas conductas mediante el efecto que tiene en el otro el que reconozcamos y valoremos sus cualidades. Está comprobado que a menudo, el que le hagamos saber qué nos gusta y valoramos de él o de ella tiene un efecto muy positivo en nuestra pareja.

Como ya he comentado antes, cada pareja en terapia tiene una estrategia diseñada para su caso. En algunos de éstos, pedimos que como parte del ejercicio cada uno vaya anotando al menos una cosa agradable que haya percibido o identificado de su pareja en el día a día.

Excepto en los casos especialmente conflictivos, por lo general se suele encontrar algo positivo. Puedes incluso atreverte a sugerirle algo que podría hacer por ti al día siguiente y anótalo. Obviamente si él o ella no son lo suficientemente receptivos para escucharte, y esto es reiterativo, está claro que hay dificultades por superar.

Además de anotarlo suele tener un efecto positivo hacer ver al otro que te ha gustado eso que ha hecho con un beso, con una sonrisa, con caricias o con un “simple gracias”. Son modos de reforzar esos hechos que valoramos y que está comprobado que provocan que la otra persona aprenda a hacernos sentir bien con más frecuencia.

Por si a alguien le preocupase, me atrevería a decir que para muchas parejas sería imposible caer en el peligro de llegar a creer que “su relación de es de color de rosa” realizando este ejercicio. Asimismo diría que es mucho más frecuente el peligro de centrarse en lo negativo o reforzarlo por medio de nuestra atención. Por cierto, cuando hay conflictos la vida sexual de la pareja suele verse mermada en proporción al grado de dichos conflictos.

Texto: Xud Zubieta