Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Secretos sexuales

El sexo, en nuestra sociedad, constituye la base de muchísimos tabúes. La paradoja es que, por un lado es uno de los productos más “ofertados”, buscados y deseados en el mercado. Y, por el otro, está sujeto a muchos prejuicios, incluso llega a ser algo vergonzoso para demasiadas personas. A menudo supone placer, pero también puede producir sufrimiento. Para un gran número de personas, el término sexo suele estar asociado a lo íntimo, personal, en incluso secreto.

La sexualidad forma parte implícita de la naturaleza humana. Sin embargo, a lo largo de la historia, el sexo ha provocado mucha confusión y una gran ambivalencia. Aunque a un buen número de personas les estimula la posibilidad de actividad sexual y provoca excitación, a veces dicha excitación se ve tamizada por unos fuertes sentimientos de culpa y vergüenza.

Por ello, no es de sorprender la gran cantidad de personas que guardan algún secreto de tipo sexual. Puede tratarse de algo que no serían capaces de confesar fácilmente y que, de hecho, tratan de ocultar bajo cualquier circunstancia.

Generalmente, son secretos que guardan información con respecto a alguna actividad de tipo sexual. En un principio, la persona simplemente puede tratar de evitar ―por ejemplo― que se le note que obtiene placer del sexo, o incluso que lo practica. Digamos que éste sería el caso más extremo y quizás más típico en algunos círculos religiosos, sobre todo para la mujer.

En algunos círculos, los secretos sexuales se multiplican debido al aire reprobatorio con que se aborda la sexualidad. En efecto, el origen de los secretos sexuales bien podría ser la hipocresía o la ignorancia con respecto a la naturaleza de la sexualidad. Hasta hace poco tiempo, el embarazo de una mujer soltera podía suponer un trauma familiar y se trataba de ocultar a toda costa.

Uno de los secretos sexuales más comunes es el adulterio y el sinfín de infidelidades que se producen día a día y que nunca llegan a confesarse. Si de repente se hiciera público el número de personas que son o han sido infieles a sus parejas, probablemente se desataría una crisis moral y sentimental por todo el planeta.

El secreto de la infidelidad cobra una mayor importancia si se está siendo infiel con algún familiar o alguien relacionado con la pareja. Recordamos el caso de una paciente que se había acostado con el hermano gemelo de su marido. En consulta contó la historia al detalle, pero advirtió que delante de su marido jamás lo reconocería…

Asimismo, la homosexualidad ha tendido a ocultarse ―tanto masculina como femenina―. En ocasiones esto ha significado engaños considerables en todos los niveles. Por desgracia, siguen existiendo personas que se avergüenzan o se sienten culpables por su orientación sexual. Algunas han decidido llevar una doble vida, se han casado y tenido hijos. El secreto que estas personas guardan no puede ser revelado fácilmente.

Otro tabú de trascendencia es el del incesto, todo un tema en sí mismo. El incesto a menudo, aunque no siempre, implica abuso sexual de un adulto con un menor de edad. Es éste un tema bastante complejo a abordar por separado también.

En consulta hemos asistido a pacientes que guardaban un secreto con respecto a sus genitales, ya sea porque se avergonzaban de su tamaño o forma o debido a que padecían alguna disfunción. En efecto, un alto porcentaje de pacientes decide guardar en secreto el hecho de que acuden a terapia. En cualquier caso, éstos son tan sólo ejemplos de los secretos sexuales más comunes, pero seguro que podemos encontrar muchos más.

¿Sueles tener más secretos relacionados con tu sexualidad que en otras áreas de tu vida? ¿Te atreves a contar tus secretos sexuales?