Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Si te quiere bien, ¿te hará llorar o te hará feliz?

 

Las relaciones de pareja son muy complicadas por regla general. No obstante, también pueden ser bastante satisfactorias. Ofrecen apoyo, amor, compañía, respeto… por mencionar algunos aspectos. También requieren una importante inversión en términos de tiempo, esfuerzo y energía.

Si nos compensa la inversión (tiempo, esfuerzo, energía, dedicación…) con respecto a la satisfacción y seguridad que nos produce la relación de pareja, entonces es lógico que nos quedemos en ésta. Lo que no resulta tan racional (y en este término está el quid de la cuestión) es que una persona se mantenga demasiado en una relación que aparentemente no le compensa, pero ése es un tema a tratar en otro momento.

“Si te quiere bien, te hará feliz”, dice una expresión muy castiza. ¿Qué hay de verdad en ella? La verdad es que mucho.

Si dejamos de lado las relaciones en las que uno o ambos miembros de la relación tiene algún trastorno de personalidad, lo lógico es que se pueda tener una relación de pareja satisfactoria.

La relación requiere ciertas habilidades también, ya que no siempre la persona sabe cómo comunicarse y relacionarse eficazmente. Una relación de pareja generalmente implica una serie de situaciones en las que ambos miembros además se tienen que relacionar con otros.

La pareja no existe en una burbuja. Forma parte de la sociedad, y generalmente está la familia política, los amigos de la pareja… y todo ello conlleva relaciones interpersonales. Viene bien contar con la suficiente asertividad y las necesarias habilidades sociales para desenvolverse bien en toda esa serie de situaciones. Así es mucho más fácil pasarlo bien y disfrutarlas.

Por otra parte, el andar acompañado en el viaje de la vida conlleva la predisposición de llegar a acuerdos. Si generalmente es la misma persona la que decide siempre, es posible que la otra acepte su sumisión, pero ésta no le haga feliz. Si uno de los miembros de la pareja no es feliz, es muy difícil que el otro miembro lo sea.

Muchas veces en terapia de pareja planteo a mis pacientes que la pareja debe ser un equipo. Y que como tal debe funcionar y gestionar todas situaciones que sean necesarias. Más aún si también hay hijos e hijas de por medio.

Entonces si son un equipo, les pregunto, “¿qué tipo de equipo quieren ser?”. Les pido que se planteen ser un “dream team”. A muchas parejas les atrapa esta posibilidad y se motivan para optimizas algunos aspectos de la relación.

Cuando una persona tiene la sensación de estar en un equipo, con las responsabilidades y también los beneficios que conlleva, puede sentirse más feliz. Además de la agradable compañía, el apoyo y el afecto también ayudan. Sobre todo a la hora de enfrentarnos a ciertos retos o de compartir experiencias agradables.

La persona neurótica se auto-boicotea. Si establecemos una relación con una persona que se auto-boicotea, es posible que el boicot se extienda a aspectos importantes de nuestra relación.

El llanto en el amor y en las relaciones de pareja es inevitable. Lo que sí son evitables son algunas situaciones de sufrimiento, si se piensa dos veces antes de hacer ciertas cosas.

Xud Zubieta-Méndez