Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

¿Tener o no tener… prepucio?

¿Tener o no tener prepucio? He ahí el dilema. Un pene circunciso es muy distinto a uno “intacto”, en el sentido quirúrgico. El tema de la circuncisión tiene un mayor trasfondo del que se pudiera pensar. Lo curioso es que una cuestión como está suele estar impregnada de simbolismos religiosos, que llegan a perder su significado. Se convierten en costumbres culturales, que pueden resultar bastante surrealistas.

Hoy día existe una tendencia a normalizar con demasiada alegría el paso por el quirófano. Los tiempos han cambiado mucho desde el invento de la penicilina, no cabe duda.

Vivimos una época en la que la cirugía forma parte de nuestra realidad y nuestra cotidianidad. Ya tenga ésta fines completamente médicos, o “meramente” estéticos. En cualquier caso, es una constante en nuestro entorno.

En España, concretamente, el tema de la circuncisión no preocupa mucho. La mayor parte de los españoles son incircuncisos, lo cual probablemente no sorprenda demasiado. Sin embargo, no puede decirse lo mismo de los ciudadanos de otros países occidentales, dejando de lado, por el momento, a los de cualquier región oriental.

Un alto porcentaje de ciudadanos estadounidenses lo tienen “cut”, que es como dicen ellos. De esto se encargan las autoridades sanitarias lideradas por médicos judíos. Lo mismo ocurre con los canadienses de la parte anglófona, mientras que la mayoría de los canadienses francófonos tiene su prepucio completo.

En lugares como México, y otros países de Latinoamérica, por ejemplo, la circuncisión determina un estatus social, y suele ser un imperativo burgués. Seguramente por la proximidad con EUA. La razón del por qué en algunas culturas se opta por la circuncisión tiene menos que ver con la salud o la higiene, y más con cuestiones sociales, políticas y religiosas. Hay claros indicios de que el porcentaje de hombres que requiere de un corte de prepucio, o circuncisión, por motivos de salud es bastante bajo.

¿Y tú, tienes o no tienes? Y si no tienes, ¿por qué te lo quitaron? Como hombre o mujer, ¿qué prefieres en tu pareja?

Texto: Xud Zubieta

(En la imagen, el israelí Eliad Cohen)