Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Voyeurismo

El voyeurismo es una práctica en la cual un individuo obtiene placer sexual al observar a otras personas. Puede que esas personas estén manteniendo relaciones sexuales, se encuentren desnudas, ataviadas sólo con ropa interior o de un modo que el observador considera atractivo.

El término “voyeurismo” se deriva del francés “voir” ―ver― y el sufijo “eur”. Una traducción literal sería “mirón”, con una connotación peyorativa. Por extensión, el término se utiliza también en un amplio contexto más allá de lo sexual e incluye, por ejemplo, el “voyeurismo del telespectador”.

Las prácticas voyeuristas pueden adoptar diversas formas. No obstante, su rasgo característico es que el voyeur ―o mirón― no interactúa directamente con su objeto de atracción ―este último a menudo desconoce el hecho de que está siendo observado―.

El voyeur suele mantenerse a una cierta distancia empleando prismáticos, cámaras, vídeo-cámaras y demás artilugios para cumplir su cometido. En ocasiones, la estimulación que le provoca esta práctica forma parte de una fantasía masturbatoria en la que se recrea mientras observa o la evoca posteriormente.

El elemento principal en el voyeurismo, y el factor que lo distingue de la mixoscopia ―el placer de observar a otros realizando actividad sexual―, es que quienes son observados no lo saben. Puede excitar mucho al voyeurista la posibilidad de ser descubierto. Algunas personas lo llevan hasta sus límites y se arriesgan a ser descubiertas porque de ese modo su excitación se incrementa e intensifica.

Se trata de un tipo de parafilia. Es pertinente recordar que el voyeurismo implica una invasión de la privacidad de otras personas. En algunas culturas es completamente intolerable y calificado de perversión, además de encontrarse tipificado como delito. El voyeur suele ser varón, pero también hay mujeres aficionadas a esta práctica y pueden llegar a ser muy ingeniosas al diseñar sus estrategias y cumplir su fin.

Actualmente, cada vez hay más cámaras listas para captar momentos comprometidos. Con la proliferación de los teléfonos móviles y de los programas de telerrealidad, fisgonear las vidas ajenas se ha convertido en una práctica bastante común, muchas veces alentada con fines comerciales. Los efectos a nivel social se están empezando a ver más claramente y da una perspectiva de la vida mucho más intrusiva.

¿Alguna vez has sentido la tentación de observar a otros en la intimidad? ¿Crees que es placentero hacerlo? ¿Conoces esta práctica de cerca? ¿Conoces a alguien enfocado en el voyeurismo? ¿Qué opinas de esta práctica? ¿Alguna vez has sentido que te observaban con fines sexuales?

  • Anonima

    Hace 8 meses encontré en la computadora de mi ex esposo vídeos de una cámara escondida en su consultorio, grababa a sus pacientes mujeres cuando se desvestían, así que me separe de él y aun cuando soy fisioterapeuta estos meses no he podido acomodar este evento, intento entender que fue lo que paso , como no lo supe antes pues ya llevábamos 8 años juntos