Zubieta Psychology and Sexology Centre Zubieta Psychology and Sexology Centre

Professional centre specialized in psychological and sexological therapy. We offer personalised attention and therapy, tailoring the treatment according to the needs of each patient, providing our patients with concrete solutions related to their psychological and sexological health.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Follow us on Facebook

“Hipernormalidad sospechosa” o Deseabilidad social abrumadora

He estado hablando con una persona que parece enaltecer sobremanera “la normalidad” y “el sentido común” como valores primordiales en la vida. Considera secundarios otros valores como “el respeto” y “la comunicación”. Entendida ésta como una actitud de comunicar y conectar con otra u otras personas.
En el ámbito de las habilidades sociales, la deseabilidad social tiene un lugar muy relevante. Cuando hablamos de “deseabilidad social” nos referimos al “deseo del individuo por dar una imagen social positiva y deseable”. Obviamente, y como casi en todo, es una “cuestión de grado”. Por lo tanto, la deseabilidad social es un problema dependiendo del grado y la medida en que la persona le dé importancia.
¿Te importa el qué dirán? ¿Cuánto te preocupa lo que otros piensen o digan de ti? ¿En qué medida influye esto en tus decisiones? ¿Cuánto esfuerzo inviertes en presentar una imagen socialmente deseable?
En el ámbito de las habilidades sociales se considera que cuánto más preocupada esté la persona por presentar una imagen socialmente deseable, menos disfrutará su vida. El supeditar nuestra alegría y satisfacción a lo que otros opinen de uno es una especie de ruleta rusa existencial, lo cual debe de causar mucha confusión.
Muy a menudo encuentro personas que hablan de lo que es “normal” y, por supuesto, se atreven a afirmar que ellas mismas se consideran “normales”. En infinidad de ocasiones cuando pregunto, por ejemplo, a algunos varones la frecuencia con la que tienen relaciones sexuales o la forma en que se iniciaron en el sexo, contestan que “lo normal”.
¿Qué es lo normal? ¿Para quién o para quiénes? ¿Dónde o adónde? La normalidad puede ser clínica y estadística. Podríamos decir que la normalidad clínica está determinada por el manual de diagnósticos DSM, con el beneplácito de la OMS. Este manual contiene una lista de patologías psicológicas y los criterios para su diagnóstico. La normalidad estadística podría considerarse más objetiva, pero no deja de ser subjetiva, y está determinada por “la mayoría”. La mayoría y lo que ésta hace es lo que se considera “normal”.
Entonces, por ejemplo, en la India es “normal” que un adulto se case con una niña 30 ó 40 años menor que él. Asimismo, en un país musulmán es “normal” que un hombre tenga 4 esposas. En Ghana es “normal” arrestar, torturar y matar a los gays. En los países monárquicos es “normal” obtener privilegios si naces dentro de la familia real. En España y en las sociedades latinas es “normal” ser machista.
En mi opinión, no tiene sentido intentar ser normal porque siempre puede haber cosas aún en nuestra “avanzada sociedad” que son normales, pero también indeseables. Si nos regimos por la normalidad, no permitiremos que se produzca avance alguno en ningún ámbito. Obviamente, esto me parecería de poco sentido común. Por lo tanto, me resta preguntar: ¿es de sentido común buscar la normalidad per se?
Para terminar, sólo me gustaría recordar que la evidencia muestra que para la mayoría de personas, el así llamado “sentido común” es el menos común de los sentidos.