Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Adicción al Sexo

Coloquialmente, cuando las personas hablan acerca de problemas de adicción sexual, a menudo se refieren a conductas que podrían considerarse criminales, como puede ser la violación y el abuso sexual. No obstante, en realidad, la “adicción sexual” por lo general incluye actividades que pueden ser legales y que quizás no sean propias de un trastorno, pero que causan problemas a quienes la experimentan.

Por lo general, la adicción al sexo no es una de las principales causas por las que la gente acude a terapia sexológica. Sin embargo, la problemática que conlleva suele tener importantes repercusiones en la vida de la persona que la sufre, especialmente si se trata de una mujer.

En ocasiones el paciente acude a terapia por otras razones y al poco tiempo se descubre que existe una adicción al sexo. En cualquier caso, el proceso terapéutico pasa por el hecho de que el paciente asuma responsabilidad por el problema, su gestión y trabaje para prevenir recaídas.

Ciertamente, en consulta los casos de adicción sexual que hemos visto son muy variados. Desde hombres muy aficionados a visitar a prostitutas o a consumir pornografía excesivamente, hasta las obsesiones más propias del siglo XXI, como pueden ser a chats de sexo, al cibersexo… Ha quedado ya algo obsoleto el consumo de líneas de teléfono erótico. También puede manifestarse por medio de una serie de aventuras sexuales, la visita frecuente a sitios de alterne o a lugares de encuentros sexuales ocasionales.  Curiosamente, casi todos los pacientes con adicción al sexo optan (inconscientemente) por una forma concreta en la que expresan su adicción y la repiten una y otra vez.

Por la naturaleza de este problema, la persona suele dedicar al sexo grandes cantidades de tiempo, energía e incluso dinero. Siente una necesidad de aumentar su actividad sexual, ya sea incrementando el número de encuentros sexuales, de parejas o de experiencias relacionadas con el sexo. Casi siempre este proceso es inconsciente y lleva a un arrepentimiento a posteriori.

La persona suele realizar una planeación exagerada de sus “consumos de sexo”, dedicando a ello un tiempo, energía y esfuerzo que pertenecen a otras actividades. Llega a emplear a otras personas como objetos para “usar y dispensar” una vez que han servido su propósito, aunque no necesariamente. En cualquier caso, sus relaciones sentimentales muchas veces son destructivas.

Es importante aclarar que hay personas que tienen un grado de deseo sexual intenso, sin que ello pueda considerarse adicción al sexo. Como hemos dicho, el diagnóstico dependerá de cuánto su conducta sexual interfiere  en su vida cotidiana y las pérdidas que éstas le suponga.

Las pérdidas pueden ser tanto afectivas como económicas. Hemos visto casos en lo que se llega a sufrir pérdidas considerables con respecto a las relaciones con la familia, amigos y pareja, por su exagerada dedicación a la búsqueda de experiencias sexuales.

Hoy día, en el Centro Zubieta contamos con eficaces técnicas capaces de subsanar este problema por completo. Una terapia adecuada devuelve al paciente la posibilidad de llevar una vida sana plena y satisfactoria en todos los ámbitos. Es una de las terapias que más alivio produce y, por lo tanto, una de las más agradecidas y valoradas por nuestros pacientes.