Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Dispareunia

La dispareunia es el dolor que pueden sufrir, tanto hombres como mujeres, en el área pélvica durante o poco después del coitol. El dolor puede presentarse en el momento de la penetración, la erección o la eyaculación. Cuando el dolor persiste, la persona suele perder interés en cualquier actividad sexual.

Es importante señalar que para que el coito sea satisfactorio se deben dar las condiciones fisiológicas necesarias. Tanto el hombre como la mujer han de estar lo suficientemente estimulados. Para la mujer esto significa contar con suficiente lubricación vaginal y, para el hombre, una erección más o menos firme del pene.

Un indicativo de que el hombre está llevando a cabo una relación satisfactoria es la emisión de las glándulas de Cooper por la uretra, unas gotas de líquido transparente que fluye por el meato urinario y actúa como lubricante natural. La mujer, por su parte, nota cómo se humedece la vagina.

El dolor por coito puede sentirse durante la penetración, con los movimientos del pene en la vagina (o en el esfínter anal), y suele aparecer tras un período más o menos largo de relaciones sexuales sin problemas.

Entre las causas circunstanciales de la dispareunia puede estar una lubricación inadecuada, a la par de una estimulación erótica insuficiente, por ejemplo. En tales casos es muy importante aumentar la estimulación con juegos y caricias… Calma. Es necesario que fluya la sangre en los órganos sexuales, para que lleve el pene a la erección y a la vagina a la lubricación y dilatación.

Unas relaciones sexuales demasiado pronto después de una cirugía o parto puede propiciar algún tipo de dispareunia.

En el caso del parto se estima conveniente esperar por lo menos 6 semanas después del nacimiento del bebé para volver a iniciar la actividad sexual.

También puede producirse irritación genital por el uso de algún tipo de jabones, geles, duchas o productos de higiene femenina y masculina. Un afán de limpieza mal entendido puede producir irritaciones frecuentes. Se debe tener en cuenta que la vulva tiene su flujo natural y su olor es característico y sano. El ano igualmente puede irritarse fácilmente por el uso de determinados productos.

Hay personas que tienen alergia al látex de diafragmas, condones, fetiches, etc.

Un tipo de dispareunia que precisa consulta médica es por fimosis. Se refiere a la dificultad o imposibilidad para la retracción de la piel del prepucio. Esto es, de la piel que recubre el extremo del pene o glande.

Otro tipo de dispareunia es por frenillo. El frenillo es la pequeña lámina de piel por debajo del glande, que lo une con el prepucio. Si el frenillo es demasiado corto, cuando se produce una erección, el prepucio se desliza automáticamente hacia delante. Esto puede causar dolor, malestar y lesiones.

También puede haber dispareunia por Prostatitis o Inflamación de la próstata, así como por Endometriosis. La endometriosis es una enfermedad benigna que afecta a las mujeres durante su vida reproductiva. Ocurre cuando células endometriales, idénticas a sus hermanas que conforman el endometrio (el tejido que está dentro del útero y se renueva cada mes tras la menstruación) se sitúan fuera del útero, por ejemplo en las trompas de Falopio, ovarios o cualquier lugar de la cavidad abdominal. Fuera de su hábitat se comportan como “hermanas”  en el interior del útero, y evolucionan (proliferando y secretando) según los ciclos hormonales femeninos. Es posible que la mujer no sepa que tiene endometriosis, y sólo perciba dolor durante la penetración profunda.

Otros tipos de dispareunia son: Las Hemorroides, es decir, las dilataciones de las venas de los plexos venosos de la mucosa del recto o del ano. Los Herpes genitales, verrugas genitales u otras enfermedades de transmisión sexual producen dispareunia.

Las Infecciones vaginales, infecciones del tracto urinario, como la cistitis causan dispareunia.

Se debe acudir al médico si también se presentan otros síntomas relacionados con las relaciones sexuales dolorosas, como sangrado, lesiones genitales, períodos menstruales irregulares, secreción del pene o de la vagina…

Causas que precisan consulta sexológica

Si no se encuentra causa que justifique el dolor se recomienda consulta sexológica. En dicha terapia, es posible que sea necesario abordar la relación de pareja, los sentimientos de culpa, conflictos internos… Se estima muy conveniente que el paciente o la paciente acuda con su pareja, si eso es posible.