Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Eyaculación Retardada

Este trastorno sexual pertenece a una minoría. Es la antítesis de la eyaculación precoz. La eyaculación retardada se refiere a la exagerada dificultad para eyacular a pesar de la estimulación sexual. Esto puede ocurrir en grados distintos. El sufrimiento es más lento que en el caso del hombre que padece eyaculación precoz, pero puede llegar a vivirse muy intensamente. Ello, lógicamente, agrava el problema cada vez más. De hecho, puede derivar en cuadros depresivos que, atajados a tiempo, pueden ser más fácilmente solucionables.

Para muchos hombres con este problema, el sufrimiento tiene que ver con el esfuerzo que necesitan para eyacular y multiplican sus dudas acerca de si lo lograrán a la siguiente ocasión. Para otros, lo que ocurre es que no pueden eyacular durante el coito. Incluso, pueden eyacular a solas, pero no en presencia de su pareja.

En los casos más severos, el hombre nunca ha conseguido eyacular excepto en sueños. En el varón homosexual puede manifestarse como un retardo para eyacular en el coito anal u oral, hasta la imposibilidad para eyacular con su pareja, independientemente del tipo de interacción sexual mantenida.

La distinción entre las causas orgánicas o psicológicas del retardo eyaculatorio es muy importante. Si el retardo es situacional, es decir, si no se produce siempre o si no tiene ningún problema cuando se masturba, podemos descartar absolutamente las causas médicas. Significa que obedece a razones psicológicas.

Entre las causas orgánicas se encuentran las siguientes:

- Efectos adversos de fármacos que pueden devenir del tratamiento del problema inverso (la eyaculación precoz). Es el caso de psicofármacos; depresores centrales, como el alcohol…

- Lesiones neurológicas: Lesiones medulares (tumores, traumatismos, esclerosis múltiple…), intervenciones tales como la simpatectomía lumbar; neuropatías consecuentes a alcoholismo, diabetes, uremia…

Para las causas psicológicas, el retardo eyaculatorio suele ser primario. Es decir, el perfil más frecuente es el de un joven, con rasgos obsesivos de personalidad, que desde siempre ha venido experimentando el retraso o imposibilidad de eyacular durante el coito o ante cualquier forma de interacción sexual.

Entre las causas psicológicas que llevan a la eyaculación retardada encontramos mecanismos conductuales como la auto-observación obsesiva o la atención desmesurada sobre la pareja sexual; factores relacionales como la ambivalencia hacia la pareja, y quizá frente a las mujeres en general. O puede haber causas psicológicas más profundas, como el miedo a la intimidad, el temor al compromiso o el conflicto con la orientación del deseo sexual, es decir, el conflicto de aceptación de su homosexualidad.

En los estudios más recientes se ha visto que una característica bastante común entre los hombres que padecen eyaculación retardada es un cierto bloqueo o aplanamiento emocional, incluso afectivo.

Curiosamente, el tratamiento de esta disfunción es complicada, entre otras razones, por las dificultades del paciente para comprometerse a la terapia hasta el final. Sin embargo, el trabajo terapéutico suele ser interesante y enriquecedor tanto para el paciente como para el terapeuta. Los resultados que se pueden obtener compensan por completo el esfuerzo que conlleva la terapia.

El tiempo en terapia dependerá de la severidad del cuadro. Cuando la inhibición orgásmica no es muy severa el tratamiento es sencillo. Sin embargo, este tipo de pacientes se deciden a pedir ayuda cuando ya el problema es grave.