Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Cinturones de castidad masculinos

Un cinturón de castidad es un accesorio diseñado para evitar el coito o la posibilidad de masturbación, que incluye un cerrojo o un candado. Se dice que, en algunos contextos, hay mujeres que supuestamente lo utilizan para evitar posibles violaciones. En la actualidad, no obstante, según información proporcionada por algunos fabricantes, la mayoría de los cinturones de castidad vendidos en Europa y EEUU son para varones.

El diseño de este accesorio ha evolucionado y ha dejado de ser un cinturón. Se trata de una especie de jaula o concha que alberga el pene, y en algunos casos también los testículos. Es un artilugio empleado principalmente por practicantes del sadomasoquismo, tanto heterosexuales como homosexuales. 

Es un caparazón con un tubo en el que el pene flácido es introducido hacia abajo, con perforaciones en la parte inferior para permitir que se pueda orinar. Generalmente, los testículos quedan expuestos por ambos lados del caparazón, aunque hay otros accesorios que dificultan el acceso a cualquier área de los genitales. Con este artilugio, el pene no sólo queda protegido, sino que además se le imposibilita tener erecciones. Sobra decir que puede resultar sumamente incómodo, y que puede ser dañino para quien lo lleva puesto por períodos prolongados.

Tradicionalmente, ha existido una excesiva preocupación por la castidad. En especial la castidad por parte de las mujeres. Sin embargo, hoy día, existen cinturones de castidad para varones. Según algunos mitos modernos, el cinturón de castidad fue usado como un artefacto contra la tentación durante las Cruzadas. Cuando un caballero se encontraba lejos de su amada y joven mujer, él la obligaba a llevar puesto el cinturón día y noche hasta que volvía.

En los siglos XVIII, XIX y principios del XX, la masturbación era considerada dañina para un buen número de médicos occidentales. Es posible encontrar menciones en distintas revistas médicas especializadas de la época acerca del uso de los cinturones de castidad para evitar la masturbación en adolescentes, principalmente. Muchos de los accesorios diseñados para evitar la masturbación en adolescentes empezaron a desaparecer una vez que se desechó oficialmente la idea de que la masturbación obedecía a un problema mental.

Hoy en día es posible encontrar dos cinturones de castidad antiguos expuestos en el Museo de Cluny en París. Supuestamente, uno de ellos fue usado por Catherine de Midici, y el otro por Ana de Austria. También se pueden encontrar otros cinturones de castidad expuestos en el Museo Nacional de Nuremberg, y en el Museo Británico.

¿Cuál es tu opinión sobre este tipo de artilugios? ¿Los conoces? ¿Los has empleado alguna vez? ¿Te gustaría ponerle uno a tu pareja?

 

La ilustración es de Miguel Ángel Martín: http://www.vidasdepapel.com/es/autor/miguel-angel-martin/