Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Semen nuestro de cada día…

El semen puede dar mucho juego en las relaciones sexuales. También es el motivo de un buen número de mitos y leyendas. Existen culturas en las que se le ha atribuido propiedades especiales ―y hasta mágicas― relacionadas con la masculinidad.

En su libro, “Ritualized Homosexuality in Melanesia”, Gilbert Herd describe una curiosa práctica en Papúa Nueva Guinea. Ahí existe la creencia de que para que un joven adolescente alcance una edad adecuada de maduración sexual debe ingerir el esperma de sus mayores. Les realizan felaciones y beben su semen. En nuestra cultura eso parecería muy chocante.

En algunas antiguas culturas orientales se tenía la creencia de que las piedras preciosas eran gotas de semen divino petrificado, que al coagular habían fertilizado la tierra. Los chinos creían que el jade era semen seco que provenía de un dragón celestial. Tenían la costumbre de acariciarlo para sentirse cerca de lo que ellos creían que era la fuente de la vida. Estos y otros ejemplos pueden encontrarse en “The Woman’s Dictionary of Symbols and sacred objects”, de Barbara G. Walker.

En nuestra propia cultura existe una extraña relación con el semen. Por un lado, especialmente para el varón, es un símbolo de fertilidad, de potencia y de poder… El drama llega cuando se es infértil o no se puede producir semen. Sin embargo, la erección y el orgasmo están controlados por mecanismos separados. Y la emisión del semen no es esencial para el disfrute masculino. Cabe mencionar, que si un hombre no eyacula o tarda mucho en llegar, ello puede deberse a causas variadas y conviene consultar a un médico especialista o a un sexólogo.

Una fantasía recurrente en el hombre es la de eyacular mientras recibe una felación ―tanto entre heterosexuales, como entre homosexuales―. La simple idea puede llegar a excitarle bastante. Nunca está de más recordar que se trata de una práctica de cierto riesgo y que es aconsejable protegerse siempre que no se conozca el estado serológico de quien eyacula.

La ingesta del semen no es peligrosa en sí misma. No obstante, si entra en contacto con el sistema sanguíneo se potencia el contagio del virus del VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

¿Alguna vez has jugado con el semen? ¿Te excita? ¿Cuáles son tus experiencias al respecto? ¿Conoces algún mito relacionado con el semen? ¿LO has probado en alguna ocasión? Si eres varón, ¿has probado tu propìo semen?