Centro Psicológico y Sexológico Zubieta Centro Psicológico y Sexológico Zubieta

Psicólogo, sexólogo,Psicología, Sexología, Terapia sexual. Valencia. Centro profesional especializado en terapia psicológica y sexológica en Valencia. Confeccionamos un tratamiento personalizado, según las necesidades de cada paciente, ofreciendo soluciones concretas para la salud sexual y psicológica.

c/ Alcocéber 1, 9-B
46011 Valencia (Spain)
Tel. 96 371 2521

Síguenos en Facebook

Lenguaje positivo

¿Cómo podemos conseguir un pensamiento positivo? El otro día hablábamos de la estrecha relación que hay entre el pensamiento y el lenguaje. Al cambiar uno modificamos al otro, y viceversa. En esta ocasión lo que nos interesa es cómo conseguir un pensamiento creativo por medio de un lenguaje positivo. Es decir, la importancia de utilizar el lenguaje a nuestro favor para poder conseguir que nuestro pensamiento cuente con las opciones adecuadas. La creatividad depende mucho de esto. «Lenguaje positivo» es el tema que Xud Zubieta aborda hoy. 

A veces algunas personas piensan que la creatividad es como un “termomix”. Es decir, que se pueden mezclar todos los ingredientes ―cualquiera que éstos sean ― y que el resultado será óptimo. La mente no es como un “termomix” y la creatividad funciona de otra manera.

En el caso de la mente, más que hablar de ingredientes, hablamos de elementos o aspectos. Nuestro pensamiento está muy condicionado por nuestra nuestra historia. Una forma eficaz de transformarlo es observando cómo hablamos y escogiendo conscientemente lo que decimos. Habrá quien eche de menos la espontaneidad, y hay momentos para todo. Además, se puede ser espontáneo y también consciente.

Si a la hora de hablar utilizamos términos absolutos, como son “siempre, nunca, nada, todo…” estamos mintiendo, por lo menos en la mayoría de ocasiones. Por dar algunos ejemplos comunes, “nadie me respeta”, “siempre me están molestando”, “todo el mundo me critica…”. Lo peor del caso es que puede que al principio la persona que incluye un término absoluto en una frase sabía que estaba exagerando. Al seguir repitiéndola, llega un punto en el que se olvida y su mente empieza a creérselo. Es el peligro de la exageración.

Alguien podría objetar que si la exageración es positiva, ello puede ayudarnos a aumentar la autoestima. Opino que hay formas mucho más eficaces de aumentar la autoestima genuinamente y de forma realista. “Siempre digo la verdad” es un ejemplo de “exageración positiva” que como aseveración es difícil de creer. Es muy complicado decir la verdad el cien por cien del tiempo y en todo tipo de ocasiones. Más valdría decir, “valoro la verdad”, por ejemplo, y así mantener la veracidad.

Un término que con frecuencia ocasiona confusión es “pero”. Cuando alguien nos dice, por ejemplo, “me caes muy bien, pero tengo algunas críticas”, ¿con qué parte te quedas? ¿Escuchas más que le caes bien? O, ¿te quedas con la parte de las críticas? Para la mayoría esto resulta confuso y es más probable que se queden con la segunda parte. Al final se habría olvidado de que le había dicho que “le cae bien”.

Sugiero el siguiente ejercicio, es simple e interesante, de hecho, potente. Se trata de que cada vez que seas consciente de que vas a incluir la palabra “pero”, la cambies por “y”. Cuando lo hagas, te darás cuenta de que esto tiene un efecto emocional muy distinto al del “pero”.

Entonces, el ejemplo anterior quedaría, “me caes muy bien y tengo algunas críticas”. En este caso es más probable que se escuchen las dos partes.

Al igual que el cambiar “pero” por “y” tiene un efecto emocional distinto, también lo tiene el emplear los términos absolutos en nuestro lenguaje. El efecto que tiene en nuestro pensamiento, tras muchas repeticiones, nos lleva a una experiencia extrema. Nos perdemos los matices. Los matices marcan importantes diferencias en muchos casos.

Puedes empezar por simplemente observar cuánto sueles emplear frases absolutas y la palabra “pero”. Empieza a practicar con estos términos.